TRANSBORDADOR NICOLÁS AVELLANEDA


TRANSBORDADOR DEL RIACHUELO
NICOLÁS AVELLANEDA


UBICACIÓN

El Transbordador del Riachuelo Nicolás Avellaneda está ubicado en Buenos Aires, Argentina, sobre el río Matanza-Riachuelo.

Fue el primer enlace que permitió conectar la Ciudad de Buenos Aires con la Provincia de Buenos Aires, de la República Argentina. Se extiende desde la esquina de las Avenidas Almirante Brown y Pedro de Mendoza, en el barrio de la Boca, Capital Federal, hasta la calle José María Montaña en Isla Maciel de Dock Sud, partido de Avellaneda, Provincia de Buenos Aires.




INAUGURACIÓN

El Transbordador Nicolás Avellaneda se inauguró el sábado 30 de mayo de 1914, durante el gobierno de Roque Saenz Peña.

La gesta y erección del mismo correspondió exclusivamente a la provincia de Buenos Aires, por lo que se justifica el nombre de Nicolás Avellaneda, que se le impuso en homenaje al gran estadista que tanto había bregado para la evolución y progreso de la provincia, quien fuera presidente de la República durante el período 1874-1880.

El diario La Prensa del 31 de mayo de 1914 informa lo siguiente: "Avellaneda, 30 de mayo de 1914. Esta tarde fue inaugurado ante numerosa concurrencia el puente Nicolás Avellaneda, que une esta Capital con la Isla Maciel". 

El diario La Nación, en una crónica más extensa, comunica de la ceremonia de inauguración, que la Sociedad de Fomento de la Isla Maciel, por intermedio de su presidente, Sr. Julián Pérez, quien hizo uso de la palabra, descubre dos placas de bronce con la figura en relieve de Avellaneda que fueron colocadas en ambas cabeceras del puente. Consigna así mismo la presencia de numerosa concurrencia en ambas orillas del Riachuelo y que la Banda Municipal, luego de ejecutar el Himno Nacional, siguió amenizando todo el acto. Cuenta además, un hecho ocurrido en el evento, cuando el mecánico Enrique Austofer, encargado de poner en funcionamiento el mecanismo del mismo, en un descuido cayó al agua y tuvieron que socorrerlo marineros de la Prefectura.



Nota:
Las medallas conmemorativas llevan acuñadas la fecha 8 marzo 1914. 

La Sociedad de Fomento de Isla Maciel presidida por Ramón Pérez San Julián, publicó en el periódico “El Pueblo” de Avellaneda, marzo de 1914: «Tengo el agrado de comunicar a Ud. que el domingo 8 del corriente a las 9.30 a.m. tendrá lugar la inauguración del gran puente «Nicolás Avellaneda» construido frente a la calle Almirante Brown. Como la Sociedad de Fomento que presido, colocará en dicho acto dos placas de bronce, con el busto del ilustre estadista Dr. Nicolás Avellaneda, y acuñará medallas conmemorativas: concurrirán bandas de música, los niños de las escuelas cantarán el Himno Nacional y habrá autoridades nacionales, provinciales e instituciones, etc.».

Pero las fiestas organizadas para el 8 de marzo fueron suspendidas a causa de haberse notado desperfectos en el funcionamiento de la maquinaria del puente, publica el 12 de marzo el citado periódico.
 


HISTORIA – ASPECTOS TÉCNICOS

La obra nació con la Ley 4.821 del 10 de octubre de 1905 que autorizó al Ferrocarril del Sud a construir un puente que permitiera -mediante una plataforma transbordadora accionada eléctricamente- el paso de carros y personas, que conectara la ciudad de Buenos Aires con la provincia de Buenos Aires al sur del río Matanza-Riachuelo, la Isla Maciel.



 
ASPECTOS FUNCIONALES


El transbordador sirvió para aumentar el tráfico vehicular entre la Capital y Dock Sur y para transportar los miles de operarios de los frigoríficos, de la Usina CATE (Compañía Alemana Transatlántica de Electricidad) y los Astilleros de la zona.





DEJÓ DE FUNCIONAR EN 1960

Fue testigo privilegiado y espectador silencioso del comienzo de la decadencia del barrio y de la suya propia.

A principios de la década del 60 dejó de funcionar definitivamente y pasó a estar casi sólo a interés de los turistas que lo reconocían por las pinturas y fotografías de sus compatriotas.

Su canasta ahora estaba inmóvil, ya no tenía sentido y cayó lentamente en la decadencia y el olvido por parte de los porteños, que marginaban las obras de la Ribera debido al olor de sus aguas y el abandono de sus calles que parecían cambiar a diario el color que las caracterizó.

El viejo puente entró en el olvido y no tenía futuro a la vista salvo ser la estrella preferida de los visitantes a la hora de las fotos y por el saludo diario de los vecinos que eran testigos de su agonía.

En 1987 una publicación barrial, el periódico Versiones de La Boca, comenzó a advertir seriamente sobre el estado de deterioro de la estructura del puente y en abril de ese año le festejaron su 73 aniversario con una gran fiesta que incluyó una torta de dos metros de alto y la reparación por parte de los vecinos de algunas secciones de la casilla de control.

No volvería a ser noticia pública hasta 1994 cuando un matutino anunció que se había salvado de ser vendido como chatarra.


EL TRANSBORDADOR N. AVELLANEDA A DESGUACE - AÑO 1993


En 1993, estuvo a punto de ser desguazado y vendido como chatarra como parte de un lote de puentes ferroviarios, durante el desmantelamiento de los trenes que se llevó adelante durante la presidencia de Carlos Menem.

De la depredación lo salvó el reclamo de un grupo de vecinos, profesionales y legisladores porteños, basados en su importancia patrimonial y emblemática para el barrio.

Los vecinos de la Boca, encabezados por el arquitecto Carlos Pasqualinirealizaron reclamos que fueron escuchados por el Legislador de la Ciudad de Buenos Aires, Sr Raúl Fernández,  quien promovió el decreto de Sitio de Interés Cultural para el Puente, impidiendo de esta forma, que el Puente fuera a desguace.

El arquitecto Pasqualini organizó encuentros en distintas Asociaciones vecinales del barrio de La Boca para informar y concientizar sobre la importancia de la preservación del Puente, evitar su desmantelamiento, señalando sus valores desde el punto de vista histórico y social como testimonio de una etapa de la revolución industrial en el país y sobre todo, su valor simbólico como exponente cultural paradigmático de La Boca y de la Ciudad, caracterizando infinidad de obras fotográficas y pictóricas, entre ellas las de Benito Quinquela Martín.




SITIO DE INTERÉS CULTURAL - AÑO 1995


Producto de esta defensa, el Concejo Deliberante de la Ciudad de Buenos, mediante la Ordenanza 49.220 declara al Puente Transbordador Nicolás Avellaneda "Sitio de Interés Cultural". Evitándose su desmantelamiento.

Año de Declaración: 1995
Sitio: Transbordador del Riachuelo.
Dirección: Ubicado sobre ambas márgenes del Riachuelo, a la altura de la proyección de la Av. Almirante Brown, en el barrio de la Boca.

Norma: 49220.
Texto de la Placa: "Transbordador del Riachuelo "Nicolás Avellaneda", inaugurado el 31 de mayo de 1914, declarado Sitio de Interés Cultural por el Honorable Concejo Deliberante de la Ciudad de Buenos Aires"



 


MONUMENTO HISTÓRICO NACIONAL - AÑO 1999

En el año 1999 se reconoce al Puente Transbordador y sus dos riberas -Isla Maciel y La Boca- como una unidad de identidad sociocultural y se la protegió por el Decreto Nacional 349, firmado el 20 de abril de 1999, como Monumento Histórico Nacional.

Decreto 349/99. Declara en su art. 1º Inc. d)
Monumento Histórico Nacional al "PUENTE TRANSBORDADOR NICOLAS AVELLANEDA, ubicado en la prolongación virtual de la Avenida ALMIRANTE BROWN en la Ciudad de BUENOS AIRES y como continuación de la calle LA PLATA en el Municipio de AVELLANEDA, Provincia de BUENOS AIRES, entre los kilómetros 1 y 2 del Riachuelo. (Datos Catastrales: Circunscripción I, Sección N).





EL PODER JUDICIAL ORDENA REACTIVAR EL TRANSBORDADOR - AÑO 2011

El juez Luis Armella, titular del Juzgado Federal de Quilmes, requirió a la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR) que en forma urgente ponga en funcionamiento el "Puente-Transbordador Avellaneda", que une La Boca con la Isla Maciel, en el marco de la ejecución del fallo "Mendoza", donde la Corte Suprema ordenó la puesta en marcha de un plan integral de saneamiento de esa cuenca hídrica.

En particular, el magistrado pidió que se "realice un plan específico y particular para la puesta en valor del ‘Puente-transbordador Avellaneda’, determinando en forma clara y sencilla, todo lo referente a estudios de factibilidad, términos y plazos de las obras a realizarse, proyectando las inversiones a realizarse en infraestructuras, los gastos en seguridad y conservación, desarrollo y uso, una vez puesto en funcionamiento".

En la resolución, firmada el 15 de julio de 2011, Armella reiteró lo señalado en una disposición del 27 de mayo 2011. Al respecto, indicó que "en el Plan Integral o la Modelización de transporte a realizarse, deberá considerarse especialmente el uso de la tierra, aprovechamiento y puesta en valor de estructuras existentes, de pavimento, rieles, puentes y ductos, la readecuación de las estructuras históricas para el caso de ser necesario y construyendo nuevas estructuras que mantengan o mejoren la calidad de construcción existente".

Agregó que, en tal sentido, "se ha puesto particular y especialmente interés respecto del Puente-transbordador Avellaneda, al decirse que: ‘[…]cabe como ejemplo fundamental considerar el caso del Puente transbordador Nicolás Avellaneda, que antiguamente conectaba el barrio de la Boca, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires -por ese entonces llamada Capital Federal-; con la isla Maciel, de la Ciudad de Avellaneda. La ausencia actual de este puente, ha restado una conexión fundamental para la vida cotidiana de los vecinos de ambos márgenes, produciendo el abandono de los lugares de ingreso en cada extremo del puente, a favor de actividades comerciales a las cuales no se halla dispuesto el lugar’".

"Respecto a este puente transbordador, por debajo del mismo se mantiene una precaria actividad de transporte de pasajeros en barcazas, que en la actualidad resulta el único medio directo de conexión de pedestres entre ambas orillas; hecho que mas allá de cubrir una necesidad de los habitantes del sector, cumple un rol en la actividad turística que envuelve a Caminito, dentro del barrio de La Boca, incorporando un atractivo al recorrido. Siendo que dicha actividad de transporte cubre varias necesidades, tanto para el sector local como para el turístico, debe llevarse a cabo un control de calidad por parte de la autoridad, sin afectar las características propias que le dan sentido a tal actividad, priorizando las medidas de seguridad y control, sin descuidar la estética y el colorido propios, que le han concedido fama internacional".




FUNDACIÓN X LA BOCA -  RECUPERACIÓN DEL PUENTE - AÑO 2013

Vialidad Nacional y ACUMAR (Ente que tiene a su cargo el saneamiento del Riachuelo) iniciaron a comienzos de este año, los trabajos de recuperación para volver a poner en funcionamiento el Puente Transbordador Nicolás Avellaneda, que une el barrio de La Boca con la Isla Maciel.
El vicepresidente de ACUMAR, Antolín Magallanes, afirmó que "el puente es una verdadera obra de arte conformada por engranajes, metales abulonados y una bellísima estructura de ingeniería que nos dice que por aquí también pasó la revolución industrial y nos dejó una hermosa reliquia". Además, consideró: "Es realmente una buena noticia que los trabajos se estén iniciando. Muchos creemos que ese puente está cargado de sentido, ya que representa múltiples cosas. Es, sin dudas, un testimonio de la historia del trabajo en el sur porteño y en toda la Argentina urbana, por él pasaron verdaderas mareas humanas que se dirigían a sus ocupaciones: los frigoríficos, los astilleros, el puerto, las fábricas".
El proyecto prevé, además, la puesta en valor de los puertos de los boteros, el destacamento de bomberos voluntarios de La Boca y otros edificios de la costa norte, los frentes de los edificios, la vieja usina de Edesur ubicada al lado del puente. El juez federal que tiene a su cargo el saneamiento de la Cuenca, Luis Armella, ya mandató a Metrogas para que relocalice un gasoducto que hoy atraviesa el Riachuelo amarrado al transbordador. La obra se realizaría en el túnel transbordador hallado hace unos meses.
La recuperación del transbordador constituye un hecho transcendente para el barrio de La Boca porque se trata del único puente que cruza el Riachuelo que quedaba sin funcionar.
ACUMAR se encuentra trabajando en la puesta en valor de las cabeceras de La Boca e Isla Maciel. Del lado de Isla Maciel, se relocalizó una arenera que funcionaba en ese espacio público y ese lugar se recuperó junto con la Municipalidad de Avellaneda. En la actualidad se construyó una plaza y un espacio recreativo para los vecinos. El organismo además colabora con Fundación x La Boca, Fundación TDH y Arte Aquí Ahora en el proyecto "Amigos del Puente", para concientizar a los más jóvenes de la importancia de su recuperación.
Se espera que para el año 2014, cuando cumpla 100 años de su inauguración, vuelva a estar en funcionamiento.



REGISTRO DE AVANCES DE OBRAS DE LA RECUPERACIÓN, PUESTA EN VALOR Y FUNCIONAMIENTO DEL TRANSBORDADOR NICOLÁS AVELLANEDA. Etapa 1. 
 
Video de FUNDACIÓN X LA BOCA. 
Julio 2014